lunes, 20 de mayo de 2013

EMPEZAMOS CON LAS MICROCLASES... MUCHO POR HACER, APRENDER Y REVISAR.


Las microclases y la reflexión sobre las propias decisiones:

… “las prácticas simuladas de la enseñanza constituyen un dispositivo para que los futuros profesionales puedan pensar –se, conocer-se, estimar-se, regular-se, en relación con otros sujetos implicados y con una situación histórico-social y culturalmente determinada”... pág. 133


… “Tomar la situación de enseñanza recientemente transcurrida como objeto de conocimiento implica una reconstrucción teórica de lo vivido. Se analizan las múltiples variables intervinientes, las restricciones que esa situación tuvo, cómo se la había pensado y cómo se la llevó adelante en esa situación concreta, y se proponen otras alternativas  posibles a las propuestas. El propósito es poner en el centro del análisis las decisiones didácticas que tomamos y el pensamiento que subyace a estas elecciones, tomando a la clase en sí misma como un caso de enseñanza que está abierto a la discusión y la reflexión. Así, se “transparentan” las situaciones de clase, colaborando con la construcción de procesos reflexivos sobre la enseñanza. (…)

La propuesta de grabar o filmar la clase y volver a verla permite, además que el material registrado ofrezca, a modo de espejo, la posibilidad de que el docente en formación vuelva a “visitar” su propia clase, se reconozca en sus modos de actuar y, de alguna manera, confronte sus suposiciones sobre su actuación con la imagen de sí que devuelve el video, y reflexione sobre sus prácticas más allá de la retroalimentaciones ofrecidas por sus alumnos-compañeros y el tutor o docente a cargo del proceso de formación”... págs. 129-130

… “Cuando analizamos microclases, es necesario considerar, en todo momento, que la clase en cuestión se trata de una reconstrucción de la experiencia que no es exacta ni equivalente a lo que efectivamente sucedió en el momento interactivo. No obstante, a partir de los registros (…), podemos revisar las decisiones didácticas tomadas y pensar en nuevas posibilidades a partir de las teorías. Lo que tratamos de entender es el porqué y el para qué de las decisiones, tanto de las efectuadas durante la planificación como de aquellas pertenecientes al momento interactivo de la enseñanza, enmarcadas en un contexto particular, en un espacio y un tiempo determinados. Esta comprensión que se construye (…) lo que se propone es ayudar a pensar alternativas, y a compartir propuestas, dudas y experiencias”... pág. 126

A continuación te ofrecemos un dispositivo en el cual podrás registrar tus opiniones y apreciaciones sobre las prácticas simuladas de enseñanza en la cual asumiste el rol de docente o alumno. La información que puedas “condensar” en el protocolo será muy valiosa al momento de abrir el análisis crítico y público de las microclases desarrolladas con el resto de tus compañeros.

PROTOCOLO DE OBSERVACIÓN Y ANÁLISIS DE CLASES

  • Señalá las fortalezas y debilidades de la clase (o fragmento de la clase) observada. Buscá evidencias (datos empíricos, observables), ejemplos concretos de la clase.

  • Escribí sugerencias o ideas que favorezcan o puedan mejorar el trabajo áulico en cuestión.

  • Planteá preguntas acerca de alguna de las partes de la clase que te haya inquietado.



FORTALEZAS

DEBILIDADES

SUGERENCIAS




A partir de la clase observada me planteo las siguientes preguntas o inquietudes:


















Fuente: Microclases: prácticas simuladas de enseñanza (capítulo 6) en: ANIJOVICH, Rebeca y otros. “Transitar la formación pedagógica. Dispositivos y estrategias”. Buenos Aires, Paidós, 2009, págs. 119- 133.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJÁ TU COMENTARIO! Lo leeremos con mucho gusto